Experto en aislamiento térmico en Galicia Asturias León Cantabria

AISLAMIENTO TÉRMICO Y CALEFACCIÓN

Cuando pensamos en cómo reducir las facturas de energía en nuestra casa solemos pensar en conseguir compañías de gas baratas, controlar el precio de la luz mañana, comprar bombonas de butano o propano al mejor postor… Sin embargo, todo esto es insuficiente si no logramos reducir el consumo energético, sobre todo en invierno. Una de las mejores maneras de reducir el consumo energético en invierno es con un buen aislamiento térmico, puesto que podremos reducir el consumo en calefacción.

Para obtener unas condiciones de confort en nuestras viviendas (21 ºC en invierno), se debe utilizar calefacción para equilibrar la pérdida de energía a través de la envolvente del edificio. Estas pérdidas son proporcionales a la diferencia de temperatura entre los ambientes interior y exterior. Por lo tanto, cuando la temperatura exterior desciende, los saltos térmicos interiores y exteriores se hacen más grandes y es más difícil para el sistema de calefacción mantener la temperatura de confort y el coste de la calefacción se dispara.

Aproximadamente el 40% de la pérdida de energía se produce a través de paredes externas, otro 20% a través del techo, el 20% a través de puertas y ventanas, y el resto a través del piso y la infiltración de aire.

Al mejorar el efecto de aislamiento térmico, la pérdida de calor de la pared externa se puede reducir en gran medida, hasta en un 80%. El aislamiento de las paredes exteriores es económico, eficaz y duradero. Ayuda a reducir significativamente los costos de energía y mejorar el confort interior, ya que distribuye uniformemente la temperatura interior y elimina la sensación de frío en las paredes. Además, también resuelve los problemas del moho y la condensación superficial. Y funciona tanto en invierno como en verano, alargando la vida útil del sistema de calefacción y refrigeración y reduciendo los costes de mantenimiento y reparación.

TIPOS DE AISLAMIENTO TÉRMICO PARA FACHADAS

Si decidimos mejorar el aislamiento de paredes exteriores, debemos saber que el mercado ofrece varias posibilidades: aislamiento exterior, aislamiento interior y aislamiento intermedio.

AISLAMIENTO TÉRMICO EXTERIOR

El aislamiento de paredes externas es efectivo al aislar las paredes y aumentar la inercia térmica, pero también requiere la mayor inversión, tiene una durabilidad más limitada en el tiempo y en el caso de viviendas en bloque, se debe obtener el consentimiento de la comunidad de vecinos. Los sistemas más utilizados son las fachadas ventiladas y SATE.

AISLAMIENTO TÉRMICO PAREDES INTERIORES

El aislamiento interno permite una gran flexibilidad, y existen diferentes soluciones que se pueden adaptar a todas las necesidades, pero generalmente requiere la pérdida de algo de espacio habitable y molestias para el usuario durante la implementación. El sistema más utilizado es el revestimiento de placas de yeso laminado con aislamiento térmico, pero existen otras soluciones como pintura térmica, aislamiento de proyección y sistemas de revestimiento de interiores industrializados.

AISLAMIENTO TÉRMICO INSUFLADO

El aislamiento insuflable o intermedio implica rellenar las cámaras de aire disponibles en las paredes exteriores de las casas construidas entre 1980 y 2007 con materiales aislantes. Se trata de una operación sencilla, rápida y económica, casi sin molestias y eficaz desde el primer momento. Los sistemas más utilizados son las perlas de EPS, la lana mineral y las inyecciones de celulosa.

Centrándonos en el análisis de diferentes alternativas de aislamiento por inyección de la de la cámara de aire, existen principalmente tres soluciones:

  1. Inyección de perlas de poliestireno expandido (EPS): en el pasado, se soplaban perlas de EPS blancas sueltas en la cámara. Hoy en día, se utilizan perlas específicas de inyección a base de grafito más pequeñas. Es la solución de inyección más recomendable para cavidades estrechas y geometrías complejas.
  2. Inyección de lana mineral (lana de vidrio o lana de roca): Es el sistema más recomendable en la mayor parte de los casos, para cámaras de aire de tamaño intermedio y grande. Conseguimos los aislamientos térmicos más óptimos, es un material que llena completamente las cavidades con la densidad deseada, es ignífugo, es hidrófobo y permite un flujo correcto del vapor de agua que evita la aparición de condensaciones. Es tremendamente duradero, tanto como la propia vivienda donde se aplica, y además de aislamiento térmico consigue un buen aislamiento acústico.
  3. Inyección de celulosa: Es el producto más liviano, con un gran aislamiento térmico, por lo que se recomienda especialmente para falsos techos. Debemos tener siempre la precaución de aplicarlo en zonas libres de humedad. Tiene un impacto muy positivo en el medio ambiente porque la materia prima es papel reciclado.

 

CALCULANDO DE RETORNO DE INVERSIÓN

Se han desarrollado aplicaciones para calcular el tiempo necesario para recuperar la inversión en eficiencia energética llenando la cámara de aire.

Por ejemplo, en una casa ubicada en una zona de clima medio se aisló un muro exterior de 60 metros cuadrados con lana mineral en una cámara de 6 cm. El salto térmico fue de 13ºC. Se utilizó diesel para calefacción durante 6 meses al año, y el coste fue de 1.200 €, lo que supuso un ahorro de 407 €/año en gastos de calefacción, de modo que la inversión inicial se recuperará en menos de 3 años. Después de eso, todo es ahorro neto.

Ahora si quieres empezar a ahorrar dinero en las facturas de la luz, el gas u otra fuente de energía como el gasoil y vives en Galicia o Asturias ha llegado el momento de pedirnos un presupuesto de aislamiento térmico sin compromiso

One comment

  1. Hi, this is a comment.
    To get started with moderating, editing, and deleting comments, please visit the Comments screen in the dashboard.
    Commenter avatars come from Gravatar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button